Valores

Cuando te rompen las ilusiones en el terreno “romántico” duele, enfada, escuece y sin embargo, nada se clava tan profundo como cuando quien te falla es un amigo… En esa situación podría decirse que se ha alcanzado el máximo nivel de decepción y se entiende entonces la diferencia entre perder un capricho y algo en lo que se confiaba ciegamente. La amistad, la familia que se escoge y que debería ser la relación más pura por su condición de simetría entre todas las partes, ésa en la que la aceptación es obligada y la no imposición se da por hecho, es sin duda alguna una necesidad y un bien escaso.

Quítame un amante y me habrás robado un dulce, llévate a un amigo y me habrás quitado el agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s